Beniel.es Portal Municipal

Naturaleza

Naturaleza de El Mojón

El Mojón se encuentra situado en las estribaciones de la Sierra del Cristo ofreciendo una geografía plagada de contrastes. En sus paisajes los cultivos hortofrutícolas se alternan con los pinares, manzanos, paleras, moreras y cipreses.

Toda la huerta correspondiente a la pedanía está regada por un sistema de acequias, siendo la principal la denominada "El Común" que bordea toda la población. De ella parten otros ramales menores que dan servicio a los cultivos más alejados de la localidad. Esta acequia discurre por la carretera de Zeneta-El Mojón.

Flora y fauna

El paisaje de El Mojón está dominado por el arbolado de agrios y los cultivos de hortalizas, aunque también crecen espontáneamente en los bancales especies como malva, vinagrillo y cola de caballo. El borde de las acequias está colonizado por la sisca.

La fauna que aparece en El Mojón es la típica de las zonas de huerta, abundando las abubillas, verderones, currucas cabecinegras, autillos y los mirlos, conocidos en la Huerta de Murcia como merca.

Dentro de los mamíferos resalta la musaraña, murciélago o erizo común. En la comunidad de reptiles aparece la salamanquesa común y culebra de agua, mientras que entre los anfibios la rana verde común, sapo corredor y sapo común son frecuentes en los parajes de El Mojón.

Río Segura

El río Segura, conocido como Thader (palmera) por los romanos y War-Alabiat (río blanco) por los árabes, cuenta con casi 18.815 kilómetros cuadrados de cuenca en total (11.104 en la Región de Murcia) y 325 kilómetros de longitud.

El Segura nace en Pontones, provincia de Jaén, y en su recorrido atraviesa Albacete, Murcia y Alicante donde desemboca en el Mar Mediterráneo por Guardamar del Segura.

La Cuenca del Segura, probablemente por ser la más deficitaria de España, es la mejor regulada de Europa. Es tradicional su carencia de agua en algunos tramos de la misma, y a lo largo de los siglos ha condicionado la vida de los murcianos por su irregularidad. A períodos de grandes inundaciones, seguían otros de grave sequía, repitiéndose de forma cíclica constantemente.

Inundaciones y sequías

En este periodo la deforestación del siglo XVIII y sobre todo la de la segunda mitad del XIX tuvieron consecuencias desastrosas para el régimen fluvial.

No sólo influyó el medio ambiente con la reducción de lluvias en toda su vega, sino que la mano del hombre tuvo también un papel importante en los usos del cauce.

Los recursos hídricos medievales y de la edad moderna, hasta finales del siglo XIX, eran mayores que en la actualidad. Sin embargo, la ausencia de embalses de circulación provocó que el régimen de los cursos fluviales fuese bastante más irregular hasta 1950-1960. Por eso se producían continuas crecidas en otoño ¿ invierno, y fuertes estiajes.

Por un lado, las numerosas inundaciones dañaban las infraestructuras de regadío y contaminaban el agua para beber, pero por otro lado contribuían a humidificar el suelo en profundidad y enriquecían sus acuíferos.

Algunas de las riadas más conocidas y catastróficas fueron, por ejemplo, la de San Calixto en 1651, con 1.700 m3/seg. y más de 1.500 muertos en Murcia, o la de Santa Teresa de 1879, con más de 1.800 m3/seg. Otras riadas importantes, que superaron los 1.000 m3/seg., se sucedieron a lo largo de los años 1946, 1948, 1973, 1987 y 1989 provocando numerosas pérdidas humanas y materiales.

Clima

La cuenca hidrográfica del Segura es característica por registrar importantes cambios de temperatura y climáticos, dependiendo de numerosos factores, como por ejemplo la latitud, topografía, orientación, exposición y distancia al mar, etc.

Tampoco las precipitaciones se distribuyen de forma homogénea, sino que guardan una estrecha relación con el relieve del terreno. En las montañas del noroeste de la cuenca, sometidas a vientos húmedos procedentes de las borrascas atlánticas del frente polar, es donde hay mayor concentración de lluvias, llegando a superar los mil milímetros por año como media. En cambio, esta media disminuye en las zonas más cercanas al litoral.

Además, los ciclos anuales tampoco se repiten regularmente, de forma que a años de sequías han sucedido épocas de inundaciones, y viceversa. Esta zona es una de las que cuentan con menor índice de precipitación anual de la Península (inferior a 300 mm. por año de media), además de una creciente aridez de los terrenos, que aumenta conforme se desarrolla el trayecto de la cuenca.

Con las temperaturas ocurre algo parecido. En las sierras del noroeste las temperaturas son las más bajas de la cuenca, y conforme se desciende hacia el litoral van aumentando, hasta alcanzar los 18º C de media anual.

En general, los meses más fríos son diciembre y especialmente enero, y los más calurosos julio y agosto, destacando el primero de ellos.

 

El Portal Municipal es una actuación perteneciente al proyecto Beniel Encrucijada Digital, el cual ha sido seleccionado dentro del Programa Ciudades Digitales Electrónicas, en el marco del Plan Avanza. La financiación de este proyecto corre a cargo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, de la Unión Europea a través de los fondos FEDER y a través del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, así como del Ayuntamiento de Beniel.